Teléfono de contacto: 654520362

Noticias

Terrores nocturnos en los niños

Dentro de la serie de problemas de sueño en los niños en la que hemos tratado las pesadillas ahora vamos hablar de los terrores nocturnos.

Terrores Nocturnos

Terrores Nocturnos

¿Qué son los terrores nocturnos?

Son episodios de despertar violento que se suelen producir en la primera parte de la noche, durante las fases en las que no se sueña, es decir, en los momentos de transición de una fase de sueño a otra; se producen por tanto en las fases no REM.

Terrones Nocturnos

Terrones Nocturnos

¿Cuál es la diferencia entre terrores nocturnos y pesadillas?

La principal es que la pesadilla se da en las fases en las que el niño sueña, en la fase REM, mientras que el terror nocturno se da en la fase no REM, cuando el niño no está soñando.

En el terror nocturno el niño se incorpora desde la cama dando gritos, llorando, sudando… el hecho de que haga esto y con los ojos abiertos no significa que esté despierto, más bien todo lo contrario. Muchas veces los padres esperan a que después de este episodio se despierte, y cuando esto ocurre, después de varios minutos, el niño está totalmente desorientado, no sabe dónde está.

Generalmente, los terrores nocturnos suelen tener su zenit sobre los 2 – 3 años, desapareciendo por completo al llegar a la adolescencia, lo que hace suponer que va parejo con el desarrollo evolutivo del niño.

Los terrores nocturnos son más habituales en los varones que en las niñas.

Al igual que con las pesadillas, la mejor recomendación es tener una buena higiene del sueño, es decir, evitar películas de terror, irse pronto a la cama y llevar una vida organizada.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos; nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com , donde los profesionales del Gabinete os atenderemos con mucho gusto.

Vómitos. Problemas de alimentación en niños

Problemas en la alimentación

Problemas en la alimentación

Los vómitos en la infancia son relativamente frecuentes. Los padres siempre se alarman cuando sus hijos vomitan la comida, como si fuese un indicador de que algo va mal en el niño.

Como ya indicamos en el post “problemas de alimentación en los hijos“, los niños pueden comer muy rápido y les puede sentar mal la comida,


respondiendo con vómitos de lo que ha comido;


 

otras veces el niño vomita cuando no quiere comer un alimento, lo rechaza y, a pesar de hacer resistencia, se le sigue obligando a que se lo coma; también puede vomitar cuando come demasiado lento y se va metiendo cada vez más comida en la boca haciendo “bola”, y los padres o el cuidador le insisten en que se lo trague.

¿Qué pasa cuando ocurre esto?

Problemas en la alimentación

Problemas en la alimentación

Inmediatamente los padres o el cuidador dejan de forzar al niño a comer más.


El niño aprende que esta situación le resulta alarmante a sus padres o cuidadores


 

obteniendo de ellos atención, cambio de tipo de comida, no ir al cole… por lo que puede mantener esta conducta en el futuro, es decir, podrá llegar a vomitar de nuevo porque sabe que se pueden producir unos comportamientos por parte de sus padres o cuidadores que él desea.

Puede ocurrir, aunque es menos habitual, que la conducta de vomitar sea parte del repertorio de la comida del niño, es decir, sin que se produzca ninguna de las situaciones anteriormente indicadas, el niño vomite. En estos casos lo aconsejable sería acudir al pediatra para que evalúe esta situación.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos; nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com, donde los profesionales del Gabinete os atenderemos con mucho gusto.

Problemas de alimentación en los hijos

Alimentación en los niños

Alimentación en los niños

En los primeros años de vida a los padres siempre nos quita el sueño los problemas de alimentación de los hijos.

Si el niño no come o malcome, vomita o tarda mucho tiempo o por el contrario se acelera en la comida y engulle.

Vamos a ir analizando cada uno de los casos asociados al problema de alimentación de un niño. Hoy hablaremos sobre el tiempo que dedica un niño a la comida y cuando empieza a considerarse un problema, es decir, come demasiado rápido o tarda mucho en comer; en esta última situación acabará haciendo bolas que acabará tirando.


Tarda mucho en comer o come muy rápido


 

El tiempo que dedica un niño a la comida depende de muchos factores: de su edad, de si tiene hambre, de si le gusta los platos que le han puesto, de la cantidad y, cómo no, de sus habilidades motrices para manejar los cubiertos.

La TV como elemento distractor

La TV como elemento distractor

El tiempo normal de comida son de 30 a 40 minutos; ahora bien, hay que tener en cuenta que el hecho de que dispongamos de poco tiempo y queramos que nuestro hijo coma más rápido, o que en la familia se coma rápido y él lo haga más lento o viceversa, no se considera un problema real de alimentación.

Debemos comprobar si hay elementos que le distraigan a la hora de la comida, como por ejemplo ver la televisión o tener juguetes sobre la mesa. La solución es simple, eliminar el elemento distractor.

Otro aspecto importante es vigilar que el niño no pique nada entre las comidas o justo antes de las mismas, para evitar que pierda el apetito.

Hay niños que utilizan la demanda de atención durante la comida como método para distraerse. No debemos entrar en su juego.

Premio

Premio

También podemos acordar con el niño un PREMIO si come en el tiempo estipulado; hay que entregarle siempre el PREMIO para que sirva como reforzador.

En algunas ocasiones, el hecho de que el niño tarde en comer es debido a que no mastica o traga bien, por lo que los padres debemos enseñarle a comer fracciones muy pequeñas y de una en una, para que así no se le junten todas y haga bolas.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos; nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com, donde los profesionales del Gabinete os atenderemos con mucho gusto.

Pesadillas en la infancia. ¿Qué son? ¿Por qué se producen?

Pesadillas en la infancia

Pesadillas en la infancia

Como continuación al post “Mi niño no duerme”, ahora hablaremos de pesadillas en la infancia y nos adentraremos en la temática de los problemas de sueño en la infancia.

Pesadillas

¿Qué es una pesadilla? Es un sueño desagradable que nos genera angustia, ansiedad, miedo o terror.

Normalmente son sueños prolongados centrados en una situación insoportable y que supone una amenaza para el durmiente, ya sea física (amenaza a la vida) o psíquica (vergüenza, fracaso…); puede corresponder a un hecho traumático vivido o a una circunstancia que no ha pasado, pero que nos da miedo que pase.

Al despertar se produce un contacto rápido con la realidad, aunque se sigue manteniendo la angustia, y se genera un auténtico terror a volverse a dormir por si el sueño vuelve a repetirse.

La pesadilla aparece casi exclusivamente durante la fase de sueño REM (sueño profundo). Dentro de la fase REM puede producirse en cualquier período, aunque suele ser más habitual en la segunda mitad, cuando la etapa del sueño es más larga e intensa.

Las pesadillas suelen aparecer cuando ocurren situaciones difícilmente gestionables para el durmiente durante su vida cotidiana, ya sean cambios sustanciales en la vida (domicilio, colegio…) o estresores psicosociales agudos (temas de separación, divorcio, hospitalizaciones…). También se pueden producir por la vivencia de situaciones estresantes antes del irse a la cama, como ver películas de miedo, o bien por haber vivido ese mismo día situaciones que han generado gran ansiedad y que se mantienen hasta a la hora de irse a la cama. Otra de las posibles causas es estar enfermo y que la alta fiebre y los fármacos que se estén tomando generen un sueño intranquilo.

Pesadillas en la infancia

Pesadillas en la infancia

Lo mejor, una buena higiene del sueño, evitar películas de terror, irse pronto a la cama y llevar una vida organizada.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos; nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com , donde los profesionales del Gabinete os atenderemos con mucho gusto.

Asma bronquial en los niños

Asma bronquial en niños

Asma bronquial en niños

Tener un hijo con asma bronquial supone tener que adaptarse a cada uno de los entornos de una manera diferente.


Tos, respiración jadeante y dificultosa, pitidos o sibilancias, con tiempos remitentes total o parcialmente durante los períodos entre crisis, son las características de un niño asmático.


 

Continuas revisiones, hospitalizaciones en caso de crisis severas, limitaciones en actividades lúdicas, entorno escolar controlado… todo esto son aspectos que los padres tienen permanentemente en su cabeza cuando tienen a hijos con asma bronquial crónico.

Hoy hablaremos de los factores precipitantes:

Emocionales

El asma suele producirse por alergias o factores infecciosos; ahora bien, situaciones de fuerte estrés, alteraciones fuertemente emocionales que conlleven episodios de fuerte ansiedad, nervios, temores… pueden precipitar que el niño entre en una crisis.

Condicionamiento

El hecho de que los niños lo pasen tan mal después de cada crisis severa les suele producir un estado de ansiedad permanente ante la aparición de un posible nuevo episodio. Las asociaciones que realizan los niños de miedo o pánico ante las continuas visitas al médico, las hospitalizaciones, el tratamiento con el personal sanitario… conlleva que en momentos de inicio de pequeñas toses o respiraciones jadeantes, precipite una crisis o agudice una comenzada.

Asma bronquial en niños

Asma bronquial en niños

Autocuidado

Tanto los padres como el hijo han de ser conscientes de la fuerte disciplina con la que deben dirigir su vida, basada en seguir de forma estricta el tratamiento de fármacos prescritos por los médicos y el estar pendientes ante la posible aparición de crisis, para inmediatamente administrar el fármaco adecuado para ese momento.

El hecho de llevar un menor control por parte de la familia y del hijo con asma crónico puede conllevar a precipitar un mayor número de crisis y derivar por tanto a un mayor número de hospitalizaciones, desajustando la vida familiar no solo del hijo afectado sino de todos los miembros.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos; nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com, donde los profesionales del Gabinete os atenderemos con mucho gusto.

Hijos. ¿Lo estamos haciendo bien?

Hijos. ¿Lo estamos haciendo bien? Es la pregunta que nos hacemos todos los días, en la línea de qué debemos de mejorar para ser mejor padres. En nuestro post “Tipo de padres” veíamos que había distintas pautas de crianza, en concreto cuatro, y que variaba en función de lo que se exigía a los niños y la receptividad a sus comportamientos.

Lo que vamos a ver en este post es que en función del tipo de padres que somos se podrá predecir el desarrollo de nuestro hijo. Volvemos a insistir en que no siempre utilizamos el mismo estilo educativo, ya que a veces actuamos de una forma o de otra dependiendo de multitud de factores, como la personalidad del niño, dónde nos encontremos en ese momento, o si estamos muy relajados o muy cansados.

Como indicábamos en nuestro primer párrafo, la receptividad del comportamiento del hijo por parte de los padres es clave, pudiendo llegar a ser un buen predictor de la competencia social del niño, mientras que nuestro grado de exigencia es determinante en todo lo orientado a los objetivos y al rendimiento académico.

Hijos. Estilos educativos. Pixabay

Estilos educativos

Así, cuando actuamos de forma mayoritariamente autoritaria, es decir, les exigimos mucho, pero somos poco receptivos, muy probablemente vayan bien en los estudios, aunque no serán niños y/o adolescentes con iniciativa, les costará las relaciones sociales y su autoestima será más bien baja.

Por otro lado, las familias permisivas, las cuales son poco o rara vez exigentes y muy receptivas a sus comportamientos, el rendimiento en la escuela no suele ser bueno, pero sí tienen una buena autoestima, grandes habilidades sociales y una fuerte iniciativa.

Hijos. Estilos educativos

Estilos educativos

 

Finalmente, las familias con estilo educativo democrático tienen un mayor balance entre receptividad y exigencia, y los niños presentan un equilibrio adecuado entre los resultados académicos y la visión que tienen de ellos mismos, con una sana autoestima y correctas habilidades sociales.

Como hemos indicado en los anteriores post en el Gabinete Psicopedagógico Senda estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos sobre estilos educativos y cómo mejorar en la educación de tus hijos; nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com.

¿ Qué tipo de padres somos? ¿Lo estamos haciendo bien?

Todos nos hemos planteado qué tipo de padres somos y si lo estamos haciendo bien. En una sociedad cada vez más compleja y exigente, ser padres ya no es tan fácil como parecía cuando éramos niños. Todos queremos que nuestros hijos sean buenas personas y que su comportamiento sea el correcto vayan donde vayan, sacando el máximo provecho de sí mismos.

Por eso las preguntas,

¿Qué tipo de padres somos?, ¿lo estamos haciendo bien?

Nos persiguen día a día en la educación de nuestros hijos, golpeándonos una y otra vez cuando nos enfadamos con ellos, cuando les gritamos, cuando miramos a otro lado porque nuestro hijo no para de hacer lo que una y otra vez le hemos dicho que no hiciese…

Antes de ver el tipo de padres que existen hay que hacer una pequeña matización. Las relaciones con nuestros hijos son bidireccionales, es decir, nuestro papel de padres y nuestro estilo depende de múltiples factores, entre ellos no solo nuestra historia personal sino también la personalidad de nuestro hijo y cómo responda a nuestra forma de relacionarnos con él. Todos sabemos que si tenemos varios hijos, lo que nos vale para uno puede no ser efectivo con los otros, obteniendo resultados diametralmente opuestos.

Pues bien, vamos a ver qué tipo de padres existen en función de dos variables claves en nuestra actuación con nuestros hijos: nuestro nivel de exigencia y nuestra receptividad hacia ellos. Por cierto, no tenemos porque ser enteramente uno u otro, podemos actuar a veces de una manera y otras de forma diferente, según la situación o como nos encontremos en ese momento.

Tipos de padres:

Padres democráticos.

Son padres que a la vez son exigentes y muy receptivos con sus hijos. Consideran a éstos como elementos activos, fomentan el dialogo y el razonamiento con ellos y su opinión siempre es importante y valorada.

Padres permisivos.

Padres que son más receptivos que exigentes. Tienen su propio estilo, no se dejan llevar por tradiciones, son muy tolerantes ante cualquier comportamiento del hijo y tremendamente condescendientes.

Padres indiferentes.

Poco exigentes y poco receptivos. Los padres se implican poco emocionalmente con sus hijos, lo que conlleva que el esfuerzo sea mínimo por su parte.

 Padres autoritarios.

Padres que son tremendamente exigentes y prácticamente nada receptivos. Apelan a la obediencia sin matices por el hecho de ser padres. (Esto es así porque lo digo yo ¡!!)

 

Si quieres que te ayudemos en la educación de tu hijo, como mejorar tu estilo educativo o cualquier duda que te surja de este tema, nos puedes localizar en el teléfono 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com , donde los profesionales del Gabinete Senda os atenderemos con mucho gusto.

Mi niño no duerme. Insomnio infantil.

Cuando un niño no duerme, y por tanto tiene insomnio infantil, nos genera una gran preocupación, ya que como padres siempre estamos pendientes de que duerma y coma bien; si uno de uno de estos factores no sigue una línea estable, entonces nuestra vida gira en torno a cómo poder resolver esta situación, ya que nos altera completamente la convivencia.

Los niños, al igual que los adultos, siguen sus propias pautas de sueño; hay algunos que necesitan dormir muchas horas y otros no tantas; a unos les cuesta levantarse por las mañanas mientras que otros se levantan frescos y a la primera llamada, pero no consiguen aguantar la cena del sueño que tienen.

Insomnio Infantil. Pixabay

Insomnio Infantil

¿Qué es el insomnio infantil?

Se dice que existe insomnio infantil cuando al niño le cuesta mucho coger el sueño, o tiene un sueño que se interrumpe de forma continuada durante la noche, costándole de nuevo volver a conciliar el sueño, o tiene un despertar demasiado temprano por las mañanas y luego no puede volver a dormirse.

Esta alteración del sueño causa malestar significativo o un fuerte deterioro en la conducta del niño al día siguiente en todas las áreas en las que se relaciona: en el colegio, con los amigos, en casa…

Si el niño no duerme bien puede ser debido a varios factores, como su estado madurativo, por temas psicológicos, o bien por condiciones externas.

Cuando se produce insomnio infantil, lo más importante que se debe analizar inicialmente son los hábitos del sueño que estamos empleando, y si estos son los más adecuados.

Debemos poner todas las facilidades para la conciliación del sueño por parte del niño: en su habitación debe predominar el silencio, ser cálida, y cómoda la cama. Debe haber un período de tiempo preparatorio tranquilo para irse a la cama después de cenar, sin que se le estimule con actividades de juego; es un tiempo de calma y de mentalización. La cena ha de ser suave, nada de grandes cantidades, y ninguna bebida estimulante. Se han de aplicar siempre los mismos horarios, la rutina en esta etapa es clave porque, además de regular el sueño al niño, le das seguridad.

Finalmente, hemos de ser conscientes de que los niños, al igual que nosotros, son sensibles a lo que les pasa alrededor: situaciones nuevas, estrés en la familia por acontecimientos, preocupaciones en el cole… pueden afectar al inicio y la conciliación del sueño, por lo que, aunque debemos enseñarles a gestionar estas situaciones, la rutinas, tal y como se indica en el anterior párrafo, son claves para ayudarles a descansar y a enfrentarse con fuerzas y positividad al siguiente día.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos respecto a este tema o cualquier otro en el que necesites de nuestra ayuda; nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com, donde los profesionales de Senda os atenderemos con mucho gusto.

El apego. Cómo dar a un niño seguridad.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL te contamos lo que es el apego, en concreto el apego infantil, y la importancia del mismo en la seguridad del niño desde su más tierna edad.

¿Qué es el apego?

El apego es el vínculo o lazo afectivo intenso, duradero, establecido entre dos personas como resultado de su interacción, lo que les lleva a mantener proximidad y contacto consiguiendo por ello seguridad, consuelo y protección.

¿Para que sirve el apego infantil?

El apego se convierte en la base de seguridad del niño sobre la cual explora el mundo, posibilitando así su crecimiento; para ello es pieza clave el comportamiento o acción de los padres o cuidadores ante las señales que emite el bebe reclamando ser atendido.

Según la calidad las respuestas de la madre, padre o cuidador nos podemos encontrar distintos tipos de apego:

Apego seguro:

Cuando los padres o cuidadores responden de forma adecuada ante los requerimientos o necesidades del bebe, éste explora de forma activa y competente su entorno ante la figura de apego (madre, padre o cuidador), es decir, utilizan a sus padres o cuidador como base para explorar el mundo exterior y se sienten con valentía para vivir experiencias nuevas.

Apego inseguro huidizo:

Cuando los padres o cuidadores no responden, el apego del niño no se consolida porque son poco sensibles o confunden los requerimientos del bebe. Esta falta de comprensión de lo que requiere el niño, hace que éste reprima sus sentimientos, convirtiéndose en muchos casos en autosuficientes emocionales. Este tipo de apego se llama huidizo. Un ejemplo lo tendríamos en aquellos padres que le quitan juguetes al niño cuando está en pleno proceso de exploración cambiándoselos por otros que no le interesan.

Apego inseguro resistente:

Cuando los padres o cuidador, además de ser poco sensibles o confundir los requerimientos del bebe, actúan de forma inconsistente. En este caso, el niño no sabe cómo actuar y siente que no puede controlar el entorno, por lo que acaba llevando a cabo conductas agresivas (rabietas, llanto intenso…)

Apego inseguro desorganizado:

Son las situaciones extremas, cuando el miedo y el apego se juntan en la misma persona, es decir, en el niño se presenta un fuerte conflicto interno entre acercarse a su cuidador con el objetivo de ser consolado o huir de él por motivos de seguridad.

Desde Gabinete Psicopedagógico SENDA SL estamos a tu disposición para cualquier consulta que quieras hacernos, nos puedes localizar en el 654 520 362, o bien escribir a informacion@gabinetesenda.com , donde los profesionales del Gabinete os atenderemos con mucho gusto.

Sonrisas contra la ELA, evento con GabineteSenda como colaborador

Sonrisas contra la ELA, evento en Torrejón

Hola lectores de Tratamientoictus.com. El sábado pasado estuvimos presentes en el evento solidario Sonrisas contra la ELA, promovido por Jorge Murillo, paciente maño de ELA que reside en Torrejón.

QUE ES LA ELA?

Uno de los objetivos del evento es dar a conocer la esclerosis lateral amiotrófica.

 

Para ello una neuróloga de la unidad de ELA del Carlos III de Madrid dio un repaso a los diferentes síntomas y diagnósticos que dan la enfermedad. Posteriormente uno de nuestros fisioterapeutas, Salva Penalba, dio unas palabras sobre los beneficios de la fisioterapia para los pacientes con ELA mediante la aplicación de ciertas técnicas: cinesiterapia, masoterapia, ejercicio, fisioterapia respiratoria, estiramientos.

MONÓLOGO DE BERMÚDEZ Y MAGO JAUME

Después se pasó a la parte lúdica con un monólogo del humorista Bermúdez y una actuación de magia. Al finalizar el evento se realizó una subasta de un jamón, cesta de frutas, camiseta de Gasol y cuadros de pintores del corredor del Henares. Todo lo recaudado se dedicará a sesiones de fisioterapia para pacientes de ELA con nuestro Gabinetesenda.com

Page 1 of 41234

Llámanos

Todo un equipo de psicólogos, fisioterapeutas, logopedas, maestros y terapeutas ocupacionales a tu alcance para ir a tu domicilio con una sola llamada al 645578605

Te llamamos

Twitter

Facebook

Linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies