Teléfono de contacto: 645578605

Noticias

Edad cerebral. Edad biologica. Ictus

Es una investigación del Servicio de Neurología del Hospital del Mar de Barcelona La edad biológica tras un ictus es tres años mayor que la cronológica Jordi Jiménez-Conde, responsable del estudio.

El equipo de investigación del S. de Neurología del Hospital del Mar de Barcelona y del Grupo de Investigación Neurovascular del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas, dirigidos por Jaume Roquer y Jordi Jiménez-Conde, han elaborado un estudio, publicado en la Aging para determinar la edad biológica de más de 120 sujetos, entre el grupo control y el grupo de pacientes que ha padecido un ictus isquémico. El estudio concluye que la edad biológica de los pacientes de ictus isquémico es mayor que su edad cronológica, sobretodo en los pacientes más jóvenes. Fisioterapia a domicilio en Madrid

El accidente cerebrovascular isquémico, también denominado ictus isquémico, se produce cuando el volumen de sangre que va al sistema nervioso central (al encéfalo) se disminuye súbitamente. Aproximadamente un 15% de los pacientes tienen una edd inferior a 50 años.

 

El equipo del Hospital del Mar ha estimado el grado de aceleración del envejecimiento de una muestra que supera el centenar de personas, 82  con un ictus isquémico y 41 como grupo control, calculado a través de la diferencia entre la edad biológica y la edad cronológica. Se pone de manifiesto que la edad biológica media en el grupo control es prácticamente idéntica a la media de sus edades cronológicas (1,1 años mayor), sin embargo en los pacientes que han sufrido un ictus isquémico esta diferencia aumenta hasta los 3,3 años: los pacientes afectados de un ictus, biológicamente son  3,3 años más viejos de lo que indica su edad cronológica.

 

La investigación demuestra que los pacientes con accidente cerebrovascular isquémico más jóvenes son, en promedio, biológicamente más viejos.

Que es la disfagia

La Asociación Española de Logopedia, Foniatría y Audiología e Iberoamericana de Fonoaudiología (Aelfa-if) ha recordado que la disfagia es la dificultad o imposibilidad de tragar; constituye un trastorno de la alimentación y deglución derivado de un daño físico o neurológico en los mecanismos orales, faríngeos, laríngeos o esofágicos y se declara como uno de los síntomas más discapacitantes para las personas que lo padecen.

El ictus, un accidente cerebrovascular que sufren 130.000 personas al año en España según la Fundación Española del Ictus y que se convierte en la primera causa de discapacidad en personas adultas, es tambien la primera causa de disfagia.

Aunque no sólo padecen disfagia las personas que han sufrido un ACV, también pueden sufrirla personas con demencia tipo Alzhéimer, Parkinson, procesos de deterioro o personas con enfermedades crónicas.

Es importante una práctica clínica basada en el conocimiento profundo de la disfagia y las técnicas de intervención, ya que la formación continua y la investigación son las herramientas con las que cuentan los logopedas.

La asociación ha desvelado la creación a corto plazo de un Comité de Expertos en el tratamiento y la idea de publicar “Guías de Práctica Clinica” (GAP), basadas en la evidencia para la intervención de la disfagia, tal y como la que elaboró el Colegio de Logopedas británico.

Qué es la fisioterapia respiratoria

Es una especialidad de la fisioterapia dedicada a la prevención, tratamiento y estabilización de las  alteraciones respiratorias, cuyo objetivo general es mejorar la ventilación pulmonar, el intercambio de gases, la función de los músculos respiratorios, la disnea, la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida relacionada con la salud. Está constituida por una serie de técnicas y procedimientos especializados de valoración diagnostica funcional del sistema respiratorio y por técnicas de intervención terapéutica de desobstrucción de las vías aéreas, de reeducación respiratoria y de re-adaptación al esfuerzo.

 

La fisioterapia respiratoria es un método terapéutico de bajo coste y demostrada eficacia para el tratamiento de las enfermedades que afectan de forma crónica al sistema respiratorio (EPOC, asma, fibrosis quística, enfermedades neuromusculares), procesos agudos (neumonía, absceso pulmonar) o intervenciones quirúrgicas de gran complejidad (trasplantes pulmonares, cardíacos y hepáticos así como otras intervenciones cardíacas o de tórax).

 

En función de esta valoración, el fisioterapeuta respiratorio sobre el diagnóstico médico realiza un diagnóstico de tipo funcional sobre el cual establece unos objetivos terapéuticos y a continuación diseña un plan específico de terapéutica física para el enfermo.

Objetivos:

Desobstrucción bronquial mediante sencillas técnicas manuales para la eliminación de los excesos de secreciones (bien por ondas de choque, gravedad o por variaciones del flujo aéreo) en las enfermedades respiratorias y neuromusculares.
Plan de kinesioterapia respiratoria, para la prevención y corrección de alteraciones óseas y musculares y la obstrucción bronquial; favorecer la expansión del tejido pulmonar colapsado (atelectasias, o colapso del alvéolo pulmonar); favorecer el modelo de respiración normal. Para todo ello se realizan diversas técnicas manuales o instrumentales sencillas.
Reeducación al esfuerzo. Una vez que el enfermo interioriza los parámetros ventilatorios normales, y tiene despejada su vía aérea de secreciones nocivas, se le instruye y adiestra en un protocolo de ejercicios terapéuticos específicos para volver a reeducarlo al esfuerzo, esto es, para que pueda realizar las actividades de su vida diaria y otras demandas externas cursando con la menor fatiga y esfuerzo.

En el caso de pacientes intervenidos quirúrgicamente de tórax, corazón o abdomen, el fisioterapeuta realizará un protocolo de fisioterapia respiratoria preoperatoria, con el fin de que el enfermo acuda al quirófano en las mejores condiciones ventilatorias posibles, facilitando así la eficacia de la intervención.

Pocas horas después de ser intervenido, se realiza un protocolo de fisioterapia post-operatoria en la misma Unidad de Cuidados Intensivos para evitar cualquier complicación respiratoria. Posteriormente, el fisioterapeuta respiratorio trabaja en planta con el enfermo para reeducarlo al esfuerzo hasta su alta hospitalaria.

Enfermedades neuromusculares
En el caso específico de las enfermedades neuromusculares (como en el caso de distrofias, esclerosis múltiple, ELA, parálisis cerebral infantil, párkinson, lesión medular, etc.) se ha de combinar el tratamiento respiratorio con el específico de fisioterapia neurológica, si bien, en las fases finales de este tipo de enfermedades, el tratamiento respiratorio cobra una importancia vital en tanto que supervivencia del enfermo.

Lo mismo habría que decir respecto al tratamiento de cuidados paliativos o de pacientes encamados, que suelen fallecer debido a complicaciones respiratorias propias de una situación prolongada de decúbito e inmunodepresión.

Otras intervenciones
Protocolos específicos de esta disciplina para el abordaje de enfermedades orofaciales. Entre ellas, como la rehabilitación post-quirúrgica de intervenciones de cánceres de cabeza-cuello, intervenciones maxilofaciales o la reeducación de la deglución en enfermos afectados con problemas neuromusculares que por características de su enfermedad, tienen serios problemas para conducir correctamente el bolo alimenticio al aparato digestivo (fases finales de parkinson, alzheimer, esclerosis múltiple, etc.)

La fisioterapia respiratoria, debido a su gran especificidad, es una prescripción médica y debe ser realizada exclusivamente por un fisioterapeuta especializado para garantizar la eficacia del tratamiento.

Cómo actuar ante un ictus

Saber cómo reconocer y actuar ante un ictus puede salvar una vida. Cada segundo cuenta.

Los síntomas fundamentales que se  pueden observar son: debilidad en una parte de la cara, brazos o piernas, dificultad para hablar o caminar, confusión, mareo y desequilibrio junto con dolor de cabeza fuerte y repentino.

 

La Guardia Civil avisa a través de su cuenta de Twitter de estos síntomas y aconseja llamar llamar de inmediato 112 “porque una llamada puede salvar muchas vidas”.

 

ICTUS, cada vez más en la población jóven.

 

Tal y como publica el díario  ELMUNDO en su versión digital, la incidencia del ICTUS en la población jóven es cada vez mayor. Por su interés, os dejamos esta noticia que pone de relieve la importancia  y la actualidad de esta patología.

 

¿En qué consiste exactamente el Código Ictus? “Es un sistema organizativo sanitario implantado ya en todas las comunidades autónomas que se inicia con una llamada a través del 112 y trata de establecer lo más pronto posible la detección de un ictus. Cuando se identifica, se estabiliza al paciente y se traslada al centro más cercano; simultáneamente, se avisa a ese hospital para que el neurólogo esté preparado para hacer la evaluación y proceder al tratamiento. Es muy importante que se haga en el menor tiempo posible. Desde el inicio tenemos menos de nueve horas, pero cuanto antes sea más posibilidades tiene el paciente”, explica Jaime Gállego Culleré, coordinador de la Unidad de Ictus del complejo hospitalario de Navarra y jefe del grupo de estudio de enfermedades cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

El tiempo de reacción, clave

Gállego insiste en la importancia de incluir dentro del Código Ictus los episodios en los que no somos capaces de saber cuándo han tenido lugar, “como el ictus del despertar o del tiempo desconocido. Trasladar al paciente cuanto antes es fundamental”, recalca. De esa rapidez depende que se pueda aplicar el tratamiento, explica también Jaime Masjuan.

“Si llega más tarde de las cuatro horas y media -o si el paciente ha sido operado recientemente o está anticoagulado- no se puede aplicar la trombólisis intravenosa. Es un fármaco que se aplica en vena, de forma inmediata y permite disolver el trombo. En caso de que no se pueda aplicar o que no funcione, se realiza un tratamiento endovascular, que es básicamente un cateterismo cerebral, una intervención quirúrgica que necesita mayor tiempo de reacción al tener que movilizar un equipo con anestesista, personal de enfermería…”, señala el neurólogo.

Julián recibió el primer tratamiento, como el 35% de los pacientes que reciben, indica Masjuan. El joven sevillano fue uno de los más de 1.000 ictus en menores de 56 años que cada año se producen en la Comunidad de Madrid. El paciente joven es el que más preocupa a los neurólogos precisamente. “Las cifras son estables, lo que ha cambiado es el perfil. Antes era infrecuente ver a menores de 55 años y ahora uno de cada ocho pacientes tiene entre 35 y 55 años, por eso hicimos el año pasado un estudio con la Fundación Alberto Contador porque desde hace años es rara la semana que no tenemos que atender al menos a dos pacientes jóvenes”, comenta Masjuan.

El ictus no es sinónimo de gente mayor“, hace hincapié Gállego. “Se debe fundamentalmente a un problema de conocimiento de salud, de hábitos de vida saludables. Hay más bebedores, más obesos, más problemas de drogas, más fumadores, más sedentarismo, más apnea del sueño y eso se traduce en que cada vez hay más hipertensión, más personas con trastornos del metabolismo hidrocarbonado, diabetes, enfermos que tienen fibrilación auricular (la arritmia más frecuente para producir una embolia cerebral). Está habiendo un incremento de los factores de riesgo“, argumenta el experto.

El Código Ictus y las diferencias por CCAA

“El Código Ictus está implantado en todas las comunidades autónomas, lo que no hay es unidades de ictus ni tratamientos de reperfusión [restablece el flujo sanguíneo en la arteria] en todas las ciudades de España. Se ha avanzado mucho, se ha aumentado la capacidad operativa de los centros españoles, pero hay regiones bastante retrasadas en la aplicación del programa“, asegura Jaime Masjuan.

Así, la Comunidad de Madrid tiene una de las mortalidades más bajas de España(36 fallecidos por cada 100.000 habitantes). No es el caso de Andalucía, por ejemplo, conocida como el cinturón del ictus español. Más 18.000 personas sufren un ictus cada año en esa región, cuya tasa de mortalidad es de 54 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

La incidencia en España, incluyendo los ataques isquémicos transitorios, serían unos 187 por 100.000 habitantes al año. En países del norte de Europa, como Finlandia, la incidencia es más elevada. “En los países del Este (Bulgaria, Rumanía, Rusia…) también es mucho más alta, por ejemplo. Tiene mucho que ver con los hábitos de vida y culturales. Dentro de España la incidencia, según el estudio Iberictus, es muy similar. Lo que cambia bastante es la mortalidad y se debe a muchos factores. Puede tener que ver el sistema de atención y prevención, la cantidad de recursos, la dispersión de la población en regiones mucho más grandes… Pero sin duda influyen los hábitos de vida, la longevidad, etc. Es importante que cada comunidad haga una evaluación de sus recursos para ser capaces de poner en marcha los dispositivos adecuados para minimizar esas diferencias y atender a los pacientes”, indica Jaime Gállego.

El neurólogo señala que hace 20 años el ictus no se trataba y hoy en día “se trata, se evita muerte, se evita dependencia, se previene. Un 30% morirá el primer año, un 30% puede recuperarse estupendamente y un 40% queda con algún tipo de discapacidad, pero cada vez se reduce más la mortalidad y se avanza en la reducción de discapacidades, es lo importante”.

Logopedia a domicilio en Madrid. Dislalia, dislexia, lectoescritura…

El papel de la neurologopedia en las residencias geriátricas

La importancia de la neurologopedia en la residencia. Publicado en isep.es en sept. 16

Hay quienes envejecen de este modo, relacionándose activamente con su entorno y con la sociedad en la que cohabita, otros por lo contrario, bien por cómo llevan su día a día, por su genética, por no sentirse solos, por enfermedad/es o por alguna desgracia que le sucediera, pasan a formar parte de aquellos que se sienten limitados y dependientes de otras personas para hacer ciertas cosas. En este caso, las familias, los servicios sociales y el propio individuo comienzan a buscar soluciones sobre cuál sería el mejor lugar para vivir.

En muchas ocasiones, cuando a la avanzada edad se le suma la dependencia, la opción más elegida es la plaza en una residencia de mayores. Una vez que surge esta alternativa, comienza un proceso de adaptación y reinvención tanto de la familia como del nuevo residente.

Al igual que la esperanza de vida ha ido aumentando, el número de los llamados antiguamente “geriátricos” también ha crecido en número y con ellos la posibilidad de acoger a más ciudadanos. Personas que llegarán con un perfil muy heterogéneo, no solo por sus experiencias vivenciales sino por sus limitaciones físicas, sensoriales y/o cognitivas. Ello obliga a este tipo de instituciones a tener un equipo multidisciplinar que pueda atender con una media de calidad, porque.. ¿cómo nos gustaría que nos atendiesen a nosotros?

Actualmente, el cuadro del personal profesional de terapia que nos encontramos en estos centros de atención al mayor (solicitadas desde la consejería de salud y bienestar social) es variado y las exigencias básicas dependen en gran medida de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, pasando de unos requisitos mínimos (enfermería y terapeuta ocupacional) a los que lindan con la excelencia en atención al sujeto (servicio médico en caso de más de 45 usuarios, enfermería, psicología-neuropsicología, terapia ocupacional, logopedia y fisioterapia).

Entre ellos, el profesional de última inclusión dentro del equipo ha sido el del logopeda o neurologopeda, ellos han sido formados y se encargan de PREVENIR y DETECTAR la prebisfonía tan común en la edad mayor, de tener activa la musculatura de los órganos que intervienen tanto en el habla como en la deglución y de prevenir los problemas del lenguaje derivados del envejecimiento de nuestro cerebro. Pero por otro lado, se encargan de EVALUAR y TRATAR a aquellas personas que por su problemática puntual o neurodegenerativa presentan disfagia, alteraciones de su voz, un trastorno del habla como la disartria o apraxia del habla, un trastorno del lenguaje oral (afasia) y/o del lenguaje escrito y de crear herramientas y estrategias para que una persona pueda comunicarse tras un daño neurológico (tras un ictus, traumatismo, tumor, etc.).

CEADAC jornada de actividad física en Daño cerebral

Nos piden desde el Centro estatal de ayuda al daño cerebral adquirido de Madrid que difundamos esta jornada:

Buenos días,
Esta semana se cierra el plazo para la inscripción del desayuno sobre “Actividades físico-deportivas para personas con daño cerebral adquirido“, que se celebrará el 30 de octubre del 2015 en horario de 9:30 a 11:00 horas en la sede del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC). Se adjunta el cartel.
El desayuno está orientado a directores de centros de rehabilitación, trabajadores sociales, centros base y otros profesionales del ámbito de la discapacidad y la atención a personas con DCA.
Si desea asistir a este desayuno debe remitir un correo a esta misma dirección:centro.recursos@ceadac.es con los siguientes datos:
Nombre y apellidos
Formación
Correo electrónico
Teléfono de contacto
Una vez elaborado el listado de asistentes, se enviará un correo para confirmar la asistencia.
Por favor, rogamos difunda esta información a quien pudiera ser de interés.
Un cordial saludo,
Centro de Recursos del CEADAC
Servicio de Información y Documentación
C/ Río Bullaque, 1
28034 Madrid
Tfno.: 91 735 51 90
Fax: 91 736 46 70
E-mail: centro.recursos@ceadac.es
www.ceadac.es

Síguenos a través de nuestras redes sociales:
Facebook: https://www.facebook.com/ceadac
Twitter: https://twitter.com/CreCeadac
Blog: https://blogceadac.imserso.es

Premio a Maria Luz Sánchez por su investigación en la estimulación plantar para la marcha en Ictus

Hoy os recomendamos leer esta noticia de elperiodic.com sobre un premio otorgado a una fisioterapeuta por el estudio del tratamiento y rehabilitación de la marcha tras un Ictus con estimulación de la planta del pie.

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) ha concedido el IX Premio IBV de Valoración Funcional a un caso clínico presentado por la profesora del Departamento de Fisioterapia de la Universitat de València María Luz Sánchez Sánchez. El caso galardonado se titula ‘Valoración del efecto de técnicas fisioterápicas específicas de estimulación plantar, disociación y equilibrio en la recuperación de la marcha tras ictus’.

El premio se entregó durante las X Jornadas de Valoración Funcional, que reunieron a 150 profesionales de aquellas especialidades relacionadas con el estudio, la prevención y el tratamiento de lesiones del sistema músculo-esquelético. Con este premio el IBV pretende estimular y mostrar el conocimiento científico avanzado e innovador en el uso de aplicaciones y técnicas biomecánicas de valoración funcional.

Objetivo del estudio premiado

Recuperar la capacidad de marcha es vital para los pacientes con secuelas de ictus y uno de los objetivos principales en los programas de rehabilitación. Tras un ictus hay varios factores que afectan la alteración de la misma: debilidad muscular y la parálisis, el control motor y el equilibrio dinámico deficientes, la resistencia cardiorrespiratoria alterada y la contractura de los tejidos blandos.

“La fisioterapia compuesta por componentes de diferentes enfoques ha demostrado ser más beneficiosa que ningún otro tratamiento en las personas con secuelas de ictus, pero la investigación futura todavía debe aclarar qué técnicas específicas son más apropiadas para la recuperación de la marcha tras ictus”, ha explicado María Luz Sánchez.

El objetivo del estudio realizado por esta profesional valenciana ha sido conocer el efecto de las técnicas de tratamiento fisioterápicas compuestas por estimulación sensitiva plantar, entrenamiento en disociación de movimientos y técnicas extra de reeducación del equilibrio aplicadas según el nivel funcional del paciente, en la recuperación de la marcha de pacientes con hemiparesia tras ictus.

María Luz Sánchez ha logrado demostrar que las técnicas estudiadas son efectivas en la recuperación de la marcha en pacientes con hemiparesia tras ictus. Para ello ha utilizado la aplicación NedAMH/IBV para el análisis de la marcha, ya que permite de una forma sencilla evaluar el efecto de técnicas específicas utilizadas habitualmente en la rehabilitación tras ictus.

Durante las jornadas se dieron a conocer los últimos avances en el campo de la valoración biomecánica y en explorar, desde la perspectiva de los diversos usuarios, los retos y posibilidades de la biomecánica.

La consolidación de estas jornadas a nivel nacional ha motivado la creación de la Comunidad de Valoración Biomecánica (www.valoracion.ibv.org). Este punto de encuentro virtual aglutina ya a más de 750 profesionales como son médicos -especialistas en rehabilitación, otorrinolaringología, medicina evaluadora, deporte y traumatología, principalmente- y otros profesionales procedentes de hospitales, mutuas de accidentes laborales y enfermedades profesionales, compañías de seguros, clínicas privadas y diferentes estamentos de la administración sanitaria de toda España.”

Problemas en la lectura tras un Ictus

Compartimos una noticia de immedicohospitalario.es sobre la problemática a la hora de leer qque puede presentar un Ictus en el hemisferio izquierdo cerebral. Os recomendamos visitar su web.

“Investigadores de la fundación Kessler y de la Universidad Rutgers correlacionaron los datos obtenidos por técnicas de imágenes con déficits de lectura en pacientes que habían sufrido un ictus cerebral. El artículo del estudio fue publicado en Frontiers in Human Neuroscience.

A pesar de que un trastorno de la capacidad de leer puede causar una incapacidad importante, hay pocos estudios que se hayan centrado en los componentes cognitivos de la lectura. El objetivo de este estudio fue relacionar cada uno de los tres componentes: la forma visual (ortografía), el sonido (fonología) y el significado (semántica) con sus sustratos neuronales correspondientes. De los pacientes que participaron en el estudio, a 11 se les realizaron pruebas neuropsicológicas y de neuroimagen que permitieron asociar sus déficits cognitivos a la localización de la lesión. Uno de los resultados inesperados del estudio fue la asociación entre los déficits fonológicos y las lesiones en la parte frontal del lóbulo temporal y la circunvolución medial fusiforme.

“El nuevo marco de investigación podría proporcionar la base de intervenciones dirigidas hacia los déficits de lectura adquiridos. Una investigación que nos permita conocer mejor los procesos cognitivos involucrados en la lectura nos ayudará a mejorar también los tratamientos de rehabilitación de pacientes con ictus cerebral. Asimismo, ofrecerá beneficios a otras poblaciones con trastorno de lectura adquirido”, concluye el doctor Barett, director del departamento de investigación de la fundación Kessler.”

Page 1 of 3123

Llámanos

Todo un equipo de psicólogos, fisioterapeutas, logopedas, maestros y terapeutas ocupacionales a tu alcance para ir a tu domicilio con una sola llamada al 645578605

Te llamamos

Twitter

Facebook

Linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies